Un grupo de vecinos de La Cabrera tomaron las uvas al son de las campanadas de la iglesia de nuestro pueblo. No eran multitud, pero las suficientes para comenzar una tradición. ¿Por qué tener que empezar el año delante del televisor? Otra opción es posible, y así lo demostraron estos intrépidos vecinos, que al golpe de campana fueron tomando sus uvas, con la alegría que da la buena compañía. Juntos despidieron un año, que se cerró incierto, pero que abre uno lleno de esperanza, en el que comencemos a crear comunidad. 

Vecinos que creen que La Cabrera es el sitio idóneo para vivir y convivir, y para hacer de La Cabrera un lugar que merezca la pena. Sonrisas y buenos deseos, que se expanden en este futuro que comenzó a hacerse presente desde la primera campanada

¡¡Feliz año 2016!!